19 mar. 2013

CyberMilitancia o Virtual Limitancia


     Solitilla, una amiga con problemas de adicción a la posmografía (o pornografía de la posmodernidad) me solicitó vehementemente que plasmara en un escrito mi opinión sobre la “cybermilitancia” para poder dejar un “legado” mala onda a la posteridad (¿?).
     Primero es preciso jugar al juego de las diferencias. No es lo mismo la difusión vía redes sociales/internet, la convocatoria vía redes sociales/internet, la conexión con otros cyber grupos que existan en otros lugares del mundo y el dejar una muestra virtual de una actividad real, que creer que porque acumulamos 34 favoritos de twitter, 70 me gusta y 112 compartir de facebook, 120 visitas al blog y varios reenvíos entonces estamos comenzando una revolución sin retorno, donde se abolirán todas las dominaciones existentes.
     Semejante aseveración echaría por tierra alrededor de 6 millones de libros y ensayos escritos sobre impacto político, cambio social, militancia partidaria, movimientos sociales, utilización de las TIC’s, etc; además de ignorar a varios autores y sus acotaciones respecto a lo que el sesgo de “habitus” genera (razón por la cual al juntarnos “40 zurditxs” sentimos que como ‘todo nuestro entorno’ que seguro es tan zurdito como nosotrxs apoya nuestras acciones y opiniones virtuales, la revolución socialista se aproxima y todo dominante de esta tierra se encuentra atemorizado porque justo el mismo grupúsculo de gente dio su aceptación a un cyber-anuncio).
     La cybermilitancia, ese híbrido insípido que ha embriagado de sentimientos de felicidad inexistentes a mucha gente, preferentemente la joven y/o la posmoderna, ha hecho creer que podíamos cambiar las estructuras desde la comodidad burguesa de nuestros hogares, con el sólo hecho de hacer dos clicks y aprender a usar el photoshop para poner la foto de Marx o Nietzsche al lado de una frase grossísima (que técnicamente no sabemos si quiera si la dijeron).
     Creo que de todas estas, la más jodida es la cyber militancia vía facebook.
Incluso la gente que postea cosas del tipo "sal de tu pc y ve a la marcha, el mundo no está aquí" mientras siente que cambia el mundo, lo está cuidando de que no cambie.
     Me han agotado lxs que no paran de postear cosas relacionados a la revolución que está ya a la vuelta de la esquina (no comprendo aún las coordenadas cibernéticas pero creo que la esquina en la vida virtual debe quedar más lejos que en la real). Cuando unx lee esos muros y ve esas fotos, parece que en cada bocacalle hay una Sierra Maestra esperando a explotar y repartir listones rojos para todas y todos. Me han agotado los 3 millones y medio de carteles y fotos y frases y citas que convocan a marchas/reuniones/encuentros a los que el 80% de la gente que sostuvo acudir, no irá, y se quedará posteando sobre otra marcha que vendrá después a la que tampoco irá por quedarse posteando sobre otra charla/actividad/movilización que vendrá después a la que no... bue, se entendió el punto
     En el terreno fangoso de la cybermilitancia el "homo todólogo", caracterizado por saber de todo y desarrollar sus interesantísimas deducciones, termina sosteniendo afirmaciones del tipo "todos los líderes latinoamericanos de izquierda tuvieron cáncer" (mostrando fotos de líderes que jamás lo padecieron o mostrando fotos de líderes que jamás fueron de izquierda) o "la verdad nos hará libres" (mostrando una cara de Rosa Luxemburgo junto a una frase que claramente jamás fue de ella).
El capitalismo manda un caluroso y fraterno abrazo a todxs lxs que creen que con la cybermilitancia se derribará el sistema, al tiempo que les desea una larga y cyber activa vida.