18 oct. 2011

"vos sos copada, pero ella está buena"

Relato de vida cotidiana: Amiga de Magui y Magui caminan por la calle, volviendo de tomar unas copas, en el “tipo re barrio nada onda cheto” de Recoleta.

Joven masculino: Hola chicas ¿Me dicen la hora?
Magui: Sí, las 2 menos 20.
Joven masculino: Gracias, sos una divina.
Magui: Bue, no es para tanto. De nada.
Joven masculino (Señalando a Amiga): Vos estás buena
(Señalando a Magui) pero vos sos buena onda
No sé con cuál quedarme.
Magui: Ah bue, después de decir eso, es más probable que ella sea la que “está buena” y que ella misma sea la buena onda.
Joven masculino (insistente el muy hijo de macri): no, en serio, porque ella está buenísima, pero vos sos copada. ¿Con cuál me quedo?
Magui: ¿Y por qué tenés que elegir? ¿Formamos parte de una muestra de caballos y vos sos el jinete loco?
Joven masculino: jaja, además sos graciosa. Pero ella está “tan rica”. ¿A cuál elijo?
Magui (harta): ¡¡A la re concha de la lora elegí!!
Amiga de Magui: Listo. Ya te solucionó el problema, ahora la única buena onda soy yo.
Joven masculino: ¿y cómo te llamás?
Amiga de Magui: y… siguiendo la premisa de Magui, si me elegís vendría a llamarme “re concha de la lora”.

Sublime respuesta.

Obviamente el joven jamás entendió el delgado juego de la ironía.
Espero que se compre un reloj y evite tener esta charla con otras damas.
Espero, por el bien de mi lucha feminista. que si no se compra el reloj, las siguientes dos damas víctimas no sean carneras de género o terminarán disputándose el amor del jinete loco.