26 mar. 2011

DESnaturalizando la mentira de la Naturaleza

Hace demasiados años:

  • Dejamos de cazar para comer
  • Dejamos de creer en brujos y magos para creer en los nuevos chamanes (los de la medicina occidental) y en las drogas legales (e ilegales)
  • Dejamos de comer cuando teníamos hambre para comer en términos funcionales a nuestro trabajo capitalista.
  • Dejamos de ser tribus nómades para convertirnos en seres de culo gordo sedentarios que pasamos horas frente a artículos eléctricos o tecnológicos.
  • Dejamos de dormir a la caída del sol y despertarnos con el amanecer, para hacer abuso de la electricidad y de los relojes despertadores.
  • Dejamos de producir lo que necesitábamos para el consumo diario personal o tribal para hacer grandes cadenas de venta y producción a superávit, cadenas de trabajo asalariado y cadena de explotación capitalista.
  • Dejamos de ser todos iguales, seres naturales, jerarquizados sólo a modo organizativo, para convertirnos en clase dominada (siervos de la gleba, esclavos, empleados, proletarios, obreros…) y clase dominante (aristocracia, oligarquía, burguesía, tiranos, dictadores…)
  • Dejamos de hacer rituales de quema y aspiración de plantas alucinógenas para consumir cigarrillos de nicotina y alquitrán, empaquetados e internacionalizados.

Hemos perdido todo un bagaje de cosas que nos acercaba a la naturaleza. Dejamos de ser “salvajes” para ser “seres culturales”.
PERO, no hay nada más efectivo para que los ‘conservas’ (que huelen a muerto y dinosaurio) recurran al discurso de lo natural, el mandado de la naturaleza y la meta-realización humana que hablar de (a) los deseos de ser madre (o no) y (b) la homosexualidad.
Frente a esos debates no pueden evitar decir que (a) “la maternidad es un llamado de la naturaleza” y que “la mujer no se puede sentir realizada si no tiene un hijo”; (b) que “ser gay está en contra de la naturaleza del ser humano” y que “es una enfermedad o una perversión de nuestra determinación natural”.
¿De qué determinación natural estamos hablando? ¿De la que claramente imponés vos según tus parámetros de (in)tolerancia y tu vetusto sistema de códigos morales? Eso de natural no tiene nada, de lo que sí tiene todo es de prejuicio y de sentimiento de “mi vara es la vara que ha de medir al mundo”.
¿Las mujeres somos tan básicas que la forma de realizarnos es “dejar a la naturaleza hacer lo suyo” y embarazarnos?
¿Los homosexuales no pueden declarar su orientación sexual porque está en contra de TU “naturaleza” devenidaculturadevenidasistemadediscriminación?

La maternidad como apostolado me huele tanto a machismo de mierda y obsoleto como tu necesidad de agredir las elecciones sexuales de los demás. Y en eso de natural no hay nada. No sientas atacada tu virilidad, seguís siendo la misma persona aunque yo hijxs no tenga y aunque haya mucha gente que guste de gente que no es del sexo opuesto.
Y no me hagan hablar del aborto, porque ya sabemos que en ese momento, nos iremos inexorablemente a la mierda.

AMÉN Y HARÉN para todxs lxs FELIGRESXS (mujeres, hombres, transgénero, transvestidos, transexuales, transportadores de caudales y transparentes personajes)

21 mar. 2011

Mientras el hombre asa la carne, la clase dominante se come a los pobres y los pobres tienen hambre

Como ya le conté a Jasper, en mi pueblo natal, General Pico (La Pampa) se llevó a cabo un proyecto muy “progre” y súper revolucionario que consistió en asar 13 mil kilos de carne (¡Uh, no!... esperen, eso de progre no tiene un carajo).
Bueno, así las cosas, la tía Magui decidió esperar a que alguien reaccione, se espante y les cague el asado o en su defecto que el dios de los creyentes hiciera que ese día lloviera torrencialmente, o en su defecto que alguien entrase en razones. Nada de esto sucedió, se cocinó la carne, se vendieron todas las porciones y lógicamente se ganó el récord Guinness que es algo que a todos nos preocupa muchísimo sobre todo porque aporta mucho al capital simbólico de cualquier sociedad (¡Uh, no!... esperen, no aporta nada). En medio de un ataque de Indignación “in exceso” (ver este post para clarificar concepto) escribí una pequeña carta de lector que claramente no fue publicada en ningún diario local. A modo de protesta poco protestosa, la escribo acá, a ver si al menos ustedes me simulan un debate y rémenla porque necesito discusión.

El asado, un hecho político
Parece un honor y hasta se podría confundir con algo que amerite festejos. Parece un decoro, un inconfundible suceso de reunión y felicitaciones. Parece un premio merecido: obtener el record guinness. Como si conseguirlo dijera algo de nosotros que no se puede decir de otra forma, como si aún hoy en día necesitáramos de la aceptación y galardones internacionales para sentirnos orgullosos.
Trece mil kilos de carne que no sólo derivan de la matanza de muchos de animales, sino que son una bofetada violenta en la cara de aquella Argentina que sigue teniendo hambre, que sigue estando desnutrida y que sigue siendo masa de maniobra en años electorales.
El “asado más grande del mundo, logrará posicionar a la carne pampeana en todos los puntos geográficos del mundo, haciendo de la provincia ganadera un centro de exportaciones”, podrán decir los que creen en el mercado mundial, en el capitalismo agroexportador y en la teoría de la riqueza que se expande hacia abajo.
El asado más grande del mundo fue vendido, no donado. “Pero se vendió a precios accesibles” dirán los que piensan que me quejo en vano, los que creen que criticamos todo y que nada nos pone bien. Pero no importa el hecho de ser vendido a 7 u 8 pesos, importa que no fue regalado a los que no pueden comprar nunca su ración de carne. Porque hasta en la provincia ganadera por excelencia la carne es cara, muy cara.
Al principio pensé que alguien que aún viva en esa ciudad iba a decir algo, que alguien iba a pensar que era un violento acto en contra de los animales y la naturaleza.
Luego me di cuenta que en una provincia ganadera (dentro de un país capitalista, dentro de un mundo de iguales características), pensar en el respeto a los animales que generan la ganancia más abundante a las arcas locales era una entelequia.
Más tarde, entonces, consideré que algún piquense o pampeano o ciudadano en general, expresaría su rechazo a un acto en el que, mediante la cocción colectiva de miles de quilos de carne, se ponía en evidencia lo rimbombante de un modelo económico. Luego me sorprendió que no sucediera y ver la noticia subida en todos los medios masivos de comunicación con una tonalidad de fiesta y de celebración.
Decidí entonces NO creer que la matanza de animales y el hecho de cocinarlo era una acción sólo dedicada a salir en un libro, con un record mundial que poco tiene que ver con nosotros y que mucho tiene que ver con un directivo de la cervecería Guinnes. Este es un acto político y un acto económico.
Seguro contestarán argumentos que incluyen “lo nacional”, “ser argentino es lo telúrico: el asado”, y yo pensaré que si creemos que esto es ser argentinos, si creemos que a esto se limita el ser nacional, que si no podemos ver que esto es una demostración de poder económico ostentoso, que esto es un acto violento con la naturaleza, que esto desnuda el esqueleto perverso de un sistema productivo nacional, entonces, estamos perdiendo de vista lo importante.

Si ser parte de “un proyecto provincial” consiste en asar 13 toneladas de asado y agradecer entrar a un record mundial y “ganarle a los uruguayos”, entonces creo que no estamos en la misma vereda.

19 mar. 2011

¿Quién no ha tenido un post mamero?

Porque me viene a dar besos a la cama y a taparme, aunque ya soy una pelotuda grande..
Porque cuando me compro una prenda de vestir que me queda muy mal y me convierte en una salamandra me dice “te queda raro… bien, pero raro”.
Porque es la mejor madre adoptiva de Simón, mi hijo-perro.
Porque va a la verdulería el día antes de mi llegada al pueblo natal, para proveer de alimentos a su hija la “vegeta”.
Porque le cuesta decir “te quiero mucho” y cuando lo dice parece que ladrara.
Porque se aguantó mis caprichos de niña, mis berrinches de adolescente y se aguanta mis derrapes de adulta.
Porque pasan los años y sigue sin entender por qué elegí ese tema de tesis, por qué no lo cambié y por qué no tuvo una hija más sanita.
Porque, al igual que yo, odia cocinar y prefiere comprar comida hecha.
Porque es zurdita como quien suscribe y me banca en mis cruzadas a favor del matrimonio gay y de la ley de aborto, entre otras.
Porque cuando yo era chiquita, se comía ella las cosas de la compra anterior porque a mi me gustaba comer “lo nuevo”.
Porque nunca aprendió a entender la forma en la que organizo mi trabajo, mi sueño y mis tiempos y no deja de renegar por eso.
Porque no le molestan los tatuajes y de vez en vez la encontrás escuchando “los redó” o “la bersuit” y tarareando lo más parecido a la letra que le sale (que por lo general es muy poco parecido).
Porque cuando llora le tiembla la pera y si le decís “¿estás llorando?” te dice “No” con orgullo, mientras le chorrean los lagrimones.
Porque se fuma a la suegra y le tiene compasión.
Porque decide y des-decide sobre un tema 13 mil veces, y cuando estamos todxs muy mareados, ahí es cuando toma la determinación final sola.

Sólo por esas causas (y otras 2 millones que no mencionaremos) por primera vez en este blog interrumpiremos la producción de fantabulosos post sagaces y procaces (¿?) para cantarle el “happy birthday” a alguien…

¡¡¡FELIZ CUMPLE MAMÁ!!!

Queríamos decirte que todxs (yo y lxs casi 90 seguidores) iremos a comer torta a tu casa y no llevaremos regalos...

17 mar. 2011

Psychopath Revolution

Si alguien necesita información sobre:

cómo pasar de estar “a 15 días del alta de la psicóloga

a estar “yendo a terapia 2 veces en una semana”

Me llama y le hago un cursito acelerado.

Con gente como una, la revolución no la vamos a hacer nunca. Claramente, Freud se ríe sobre la lápida de Marx... en realidad, los dos se ríen de mi desde sus respectivas tumbas

11 mar. 2011

Conversación con-verso

En el 64, rumbo a Barrancas.

Joven dama (aprox. 12 años): Pero Bruno ¿vos a Cecilia la querés?

Caballero (aprox. 12 años): ¿Qué Cecilia?

Joven dama: Tu novia, la que entró a la escuela el año pasado.

Caballero: Ah! Cecilia... No, es que yo NO estoy para relaciones serias. Me gusta estar con ella, pero NO tanto. Yo NO tengo edad para compromisos. Yo quiero estar con amigos y quiero conocer OTRAS chicas.


Eso que aprendió a decir a los 12, no parará de decirlo hasta los 52. 40 años con la misma excusa.
Cecilia, querida mía, te recomiendo revisar con detenimiento el estatuto de la BAEL porque dentro de unos años te tendremos con nosotras armada con escopetas y sin nada de paciencia.

5 mar. 2011

A ke no me lo kerés decir en serio!!


¿En serio la “defensa a la democracia” debe entenderse como un arrebato de acriticidad donde justifiques cualquier cosa?

¿En serio podés sostener que todos los que no somos K tenemos el alma golpista y estamos de acuerdo con la Carrió y Macri?

¿En serio puede tenerse una visión tan simplista y reducida de los procesos políticos actuales?

¿En serio me querés dar a entender que no estar con Cristina o que no estar con la derecha o que estar con la izquierda, es ser funcional a la derecha?

¿En serio vos me decís que no venga Vargas Llosa porque va a representar otros intereses, que no son ni míos ni tuyos, pero son de otros y son intereses de esos otros que tu democracia burguesa (la misma que no querés modificar de base) también debería incluir?

¿En serio que te parece que la opción es con ustedes o en contra de ustedes?

¿En serio porque te aprueban el feriado murguero tenés que volverte fanático-religioso K y cantar y bailar a favor del kirchnerismo? ¿En serio que se supone que a todos nos pueden cooptar por algo y si no nos cooptan es porque somos de derecha?

¿En serio me decís que somos funcionales a la derecha porque, en serio, vos te estás creyendo que estás a la izquierda? ¿En serio te parece que reproducir y sistematizar la democracia burguesa es de izquierda? ¿En serio me querés hacer creer que mejorar las condiciones de vida “pseudo aggiornando” un Estado de bienestar (pobre y putrefacto) es estar a la izquierda?

¿En serio que todo lo que pasa en el mundo es perfectamente analizable desde el reduccionismo mágico que usás para entender el escenario político social actual?

¿En serio que si hablo en contra del gobierno del cual sos genuflexo yo soy ‘anti democrática’ y cuando vos hablás en contra mía sos ‘el paladín de la defensa de los derechos humanos’? ¿En serio que creés que todo se explica con la lógica amigo y enemigo?

¿En serio?

¿Me lo decís en serio?

Si me decís que es en serio… no tengo mucho más que agregar y en serio, se terminó nuestra capacidad de diálogo.