15 ene. 2011

Sin vista y sin cintura

A modo de continuación de aquel relato breve, muy breve quiero compartir con ustedes:

No sé que habla peor de mí:

Si haber leído "Talles especiales" donde decía "Talleres ESPECIALIZADOS" y bajarme a comprar pantalones en una tienda de electrodomésticos
o, que efectivamente, deba comprarme jeanS en casa de talles especiales porque sucumbo ante la comida como vedette ante dinero fácil.

Moraleja: Si vas a "dejarte seducir"por los dulces, andá al oculista una vez por semana y no saques deducciones adelantadas frente a un cartel potencialmente engañoso.