8 oct. 2010

Antropología 'excluyente' y palermitana

Luego de hacer etnografía urbana (¿?), declaro que, en un radio de 17 cuadras (dentro del cual se halla mi casa) hay:

  • 11 estacionamientos de autos, de entre 2 y 4 pisos.
  • 3 estacionamientos 5 estrellas (con entradas de vidrios espejados, un empleado de seguridad vestido de traje y materiales caros en piso y pared).
  • 8 estacionamientos en construcción, 4 de los cuales se erigen en donde había casas habitadas colectivamente por muchas familias (mal llamadas “aguantaderos”, “conventillos”, “hoteles tomados” o “aglomerado en hacinamiento"). (Sí, el rojo es por 'peligro' y por 'corran negros pobres que se convertirán en escombros de obras en construcción')

    Dos reflexiones:
  1. A la mierda con el budismo: cuando muera y me reencarne, quiero volver en “auto”. Nada de evolucionar en formas superadoras del espíritu… Yo reencarnaré en una Ferrari último modelo.
  2. Siempre es bueno que el Estado garantice cuidados y vivienda digna, protección y confort habitacional a los autos y no a los pobres, migrantes, marginados y demás negritos 'teñidores de barrios'. Después de todo ¿quién los necesita? Los queremos una sola vez a la semana, para que nos laven el coche…

Además del homofóbico de los canes y de la trilogía de la discriminación... otro dato más que hace de Palermo, Recoleta y Barrio Norte, un hermoso lugar para la colonia Aria que todo nazi siempre soñó