28 ago. 2010

Axiomas de la vida misma

Premisas fundamentales que es necesario entender para poder comprenderme a mí

Teoría de la perversidad de la memoria

Recordarás claramente aquello que te haga daño, en el momento más impreciso. Asimismo, no podrás reubicar en tu memoria aquel dato que podía salvarte la vida.

Teorema derivado: la invocación de un recuerdo fundamental (IRF) es igual a la capacidad de recordarlo en momentos oportunos (CRMO) menos la capacidad de recordarlos en momentos oportunos (CRMO).

Fórmula simplificada:

IRF= CRMO - CRMO
IRF= 0 (Cero)

Teoría del derrape

Las personas desquiciadas sienten mayor afinidad por otras personas igual o más desquiciadas.

Teorema derivado: lo agradable que te resulta una persona que conociste recientemente es directamente proporcional a la rapidez con la que va a derrapar.

Fórmula química:
Velocidad x masa desquiciante= simpatía [V . (md)= S]; la cagaste.

Teoría de la soledad

Por las noches la soledad desespera (Vergarabat Bersuit, 2004) pero por las tardes y por las mañanas también, todo depende de cuándo elija rebelarse tu indumentaria o cualquier elemento hogareño entendido como electrodoméstico o persiana, sistema eléctrico o muebles de madera.

Sustento empírico: siempre que el moñito de atrás del vestido, se convierte en un pequeñito nudo ajustado inaprensible... es cuando más lamentamos la soltería.

Teorema derivado: la ampliación en las tasas de suicido está directamente relacionada con la ruptura del calefón, en el medio de la ducha, de un soltero con la cabeza enjabonada.

Teoría esencialista del daño

El único que puede medir el daño, es quien lo ha sufrido, jamás quien lo generó y mucho menos los observadores neutrales.

Hipótesis ad hoc: los observadores neutrales no existen y en caso de existir, es preciso ponerlos de nuestro lado.

Teorema derivado: Lo esencial es invisible a los bobos... a los obvios y a los novios y los tres te harán daño alegando no saberlo. Los novios y los bobos seguramente jamás tomarán partido por nosotros, apelar a convencer a los obvios.

Teoría de la libertad de elección y/o de la previsibilidad

Si hay dos formas de hacer las cosas, elegirán la incorrecta.

Teorema derivado: Siempre que creas que alguien puede haber hecho lo peor, seguramente es verdad

Sustento empírico: las leyes de Murphy y la historia de mi vida.

Teoría del aviso previo

Siempre que alguien inicie su declaración con "no es por ofender" o "sin ánimos de despertar polémicas" claramente ofenderá a alguien y despertará irreparables polémicas.

Hipótesis que entra en contradicción: “el que avisa no traiciona”.

Teorema que prevalece: el mío, obvio.

22 ago. 2010

Si, soy reiterativa... otra historia de Jeans y Dieta

Para una acabada comprensión del desquicio de turno, les recomiendo leer

Habiendo realizado la lectura previa pactada en la clase anterior (desde que empecé el profesorado ando re pedagógica, no me discutan) los invito a leer esta charla. Magui (M) y Ponchi (P) conversan sobre un tema que se pierde pero reaparece en este blog. EL JEAN

(M): Ay! Ponch. Qué gorda estoy!! No me entran los jeans.

(P): Pero pará, no te entran nada o te entran un poco?

(M): No sé boluda, no me entran… tengo que hacer dieta… De todos modos los jeans son de lo peor... son unos buchones del sobrepeso.

(P): Y los joggins?? Los joggins son los peores, porque son los mejores engañadores de sobrepeso y por culpa de ellos después nos buchonean los jean.

(M): Si, es verdad, son como los negadores del género vestimenta, y los jeans como los policías del correccional.

(P): Pero pará… no te entra? Te entra pero no te abrocha? O te abrocha a quitapón y después no podés moverte ni respirar?

(M): Me abrocha y se me hace un cordón de grasa por encima, al estilo cinturón de sumo.

(P): Ahhhhh bueno, entonces no es tan terrible… malo es cuando no te cierran y las opciones se te limitan. Tenés que comprar otro más grande sí o sí. En cambio así…

(M): Así nada, porque no puedo usarlo, si no me puedo poner ninguna remera porque tengo ese cordón de grasa haciéndome de control de calidad.

(P): Bueno, pero te queda la opción de bajar un poco de peso y podés ponerte alguna remerita suelta.

(M): Queda la opción de bajar un poco de peso? sí claro, pero no ahora, en este instante, de golpe y todo junto… y mientras tanto? Creo que voy a tachar “dulce de leche” de la lista de compras del súper.

(P): Seeeeee. Esa es una forma de empezar, si querés sabotear la ley de compensaciones.

(M): Aunque pobre, recién lo puse y ya lo estoy tachando... me siento traicionando la causa del dulce de leche, por defender la causa de los panópticos jeans.

(P): Jajaja qué hija de p que sos… no me puedo parar de reír. Los “panópticos”… tenés razón, porque son como una torre de vigilancia que está en el centro del orto… se te incrustan de tan ajustados…

(M): Derrapamos, amiga, voy a hacer un post con esta charla, ya. Es un tema medio reiterado en mi blog el de odiar a los jeans… lo que pasa es que estoy sospechando que es una herramienta de la clase dominante para cagarnos un poco más la vida, incluso un sábado… y hacernos infelices, comenzar la dieta, comprar comida Light que es más cara, tener que trabajar más para pode costearla, o en su defecto, hacernos adictos a las compras crónicas de jeans (vacilando entre casa de ropas comunes y casas para obesos)

(P): Si… Hasta ahí coincido 100% en todo con vos. Los jeans son una verdadera mierda de dominación social oculta. Nunca había pensado demasiado en eso.

(M): Te iluminé Ponch…

(P): Como siempre Magulet, como siempre… qué haría yo sin ti.

(M): Me voy al súper, de joggin, prometo no comprar dulce de leche… Aunque me duela el alma… Ni siquiera me atreveré a mirarlo a los ojos… agacharé la mirada cuando pase por su góndola…y reprimiré el hilo de baba que querrá asomar por mi boca.

(P): Estaré controlando cual jean cuando regreses, con pregunta inquisidora: ‘¿compraste o no el dulce de leche?’. Tenés permitido engañarme igual si querés y mentirme sobre el tema.

(M): Por primera vez en muchos años… no voy a comprar dulce de leche en mi compra mensual de supermercado… Creo que el sistema perdió una contraria y ganó una obediente… tendré q pensarlo de camino a terapia el lunes…

18 ago. 2010

Otra queja y ya van ... ¿?

Si bien ya es oficial y nadie puede discutir que este blog se convirtió en el ABC de las quejas indeseables, no voy a cambiar la actitud hasta no terminar de enumerar y ajusticiar todos los reclamos que considere pertinentes. Va aquí uno de ellos:

Si pudieran evitar el teorema empalagoso, pedagogicista y ridículo que sostiene que "el sufrimiento y el desamor son un 'aprendizaje' que nos 'da conocimiento real' sobre el valor de la vida", se los agradecería.

Soy de las que creen que las dichas y las infelicidades, y los traumas y las existencias-sin-mambos, están, al igual que el dinero y la belleza, muy, pero muy, pero exageradamente muy mal distribuidos.

Me resulta una agresión al intelecto que pretendan hacernos creer que la forma de “saber (o aprender a) vivir” es "saber (o aprender a) patear el sufrimiento con mejor técnica", mientras una parte significante de la población, sabe vivir, sabiendo disfrutar del 100% de cosas buenas que les suceden.

Métanse el mandato ese que repiten como bobos en el fondo del cajón y díganme, —sin ningún discursito conciliador y positibosta impresentable— si acaso no están cansados de la repartija injusta de éxitos y fracasos, de relaciones amorosas sanas y las enfermas, de situaciones felices y situaciones de mierda, que rigen a este mundo.

Sincérense compañerxs... Es hora de que la verdad los/nos haga libres... Por los siglos de los siglos...

8 ago. 2010

Desenmascarando Grandes (e innecesarias y no piadosas) Mentiras. Segunda Parte

En esta tarea dificultosa que he emprendido, quisiera recomendarle a este conjunto de seres vivos que eviten recurrir a las absurdas patrañas como método de distanciamiento.

Es claro que si aman a alguien no lo dejan. A la inversa, es claro que si dejan a alguien es porque no lo aman.

Tengan el buen tino de cuando van a dejar a una novia, en vez de decirle

  • “Yo te adoro, sos una gran mujer, pero quiero estar solo. No, no llores que me ponés mal, yo no quería que esto termine así”, pronunciar el siguiente acertado dardo al corazón “mirá, la verdad es que yo quiero estar solo de vos, y acompañado por otra u otras y si te adorara no te estaría dejando, dejá de llorar pelotuda que me dan ganas de cagarte a patadas. Yo sabía que tenía que dejarte por mail, para evitarme esta escena patética”.

  • “Tomémonos un tiempo, a ver si en la distancia nos extrañamos, para revalorizar nuestra relación”, prueben con la inmunda verdad y digan “tomémonos un tiempo, no menor a 5 o 6 quinquenios y medio. Me voy a asegurar de alejarme lo suficiente para que a la distancia, si me extrañás, no me encuentres”.

  • “Pero no tiene nada que ver con vos, soy yo, que estoy así como que nada me conforma, yo sé que te quiero, pero estoy confundido, vos querés una relación más seria”, sostengan la idea verídica de “el que perdió el interés soy yo, me molesta q me quieras y que estés cerca mío… es como que no me conformás por acción u omisión, y si bien te quiero (tanto como quiero al potus y a las dos tazas con elefantes pintaditos que me regalaron) estoy confundido, vos querés una relación muy seria conmigo y yo la quiero con una compañera de trabajo y mmmm no creo que te gusten los tríos… o si mi amor?”.

Sin desconocer las consecuencias demoledoras que esta clase de verdades puede desatar en la gentesexofemenino, quisiera repetir e insistir en mi pedido de que digan la verdad. Todo sea por la salud mental y la capacidad de tolerancia al desamor que tengan nuestras mujeres. Y todo sea por tener que dejar de abofetear a algunas amigas, cuando ilusas y crédulas, esperan “un tiempo” creyendo que será menor a 30 años, se enternecen pensando que “ellos sufrieron cuando las vieron llorar” y descansan en la idea de que él estaba muy enamorado de ella y entonces le tuvo miedo al romance serio.

Este fue un servicio de la Asociación Pare de Mentir, que en vez de facilitarnos, nos complica las cosas.