7 jul. 2010

Mensaje para alguien, que seguro nunca lo leerá

Como toda madre que tiene a su hijo peleando por su vida en un hospital (o en una veterinaria, como fue mi caso) me sometí a altas dosis de TV, videos online, lectura de diarios y revistas, para matar la ansiedad.

De estas horas de meditación silenciosa, surgieron algunos escuetos mensajes para un manojo de grupúsculos sociales interesantes:

Primero, los deleznables fanáticos I:

  • Los católicos ortodoxos del opus dei

Señores (son machistas ellos, las señoras no cuentan) me extraña que ustedes, sabiendo el monstruo maligno que crearon (para por contraposición remarcar la bondad de dios) no se den cuenta que si organizan una marcha contra el casamiento gay el MARTES 13 “no te cases ni te embarques”, todo puede salir inexorablemente mal.

Embarcarse en la proeza de destruir los inicios del casamiento, en ese día, es rogarle al diablo (ese al que tanto miedo le tienen) que baje a castigarlos.


Segundo, lxs desacertadxs que quisieron hacer la revolución en la madrugada de hoy:

  • Compañerxs camaradas de la vanguardia iluminada

Si creen que hacer la revolución —que, tanto yo como ustedes, creemos que es inminente y necesaria— es volar en pedazos la puerta del Banco Francés, estamos muy pero muy hasta las manos.

Pocos modus operandi nos dejó el estimadísimo Karlitos Marx, pero creo, casi con total seguridad, que despedazar la entrada del banco, sin estallar el cajero y regalar plata a los desposeídos, no es la forma de empezar con el proceso de rebelión que nos llevará al socialismo.

Tercero, los deleznables fanáticos II:

  • Los que argumentan a favor del destrozo en Palestina

Señores sionistas (ellos también son machistas), que justifiquen la matanza en Palestina, diciendo que hay persecución internacional a los israelitas, sosteniendo dicha afirmación en que “la gente presta más atención al genocidio del Estado de Israel sobre el pueblo palestino, que al genocidio que sucede en Sudán del Sur”, claramente no colabora para sumar adeptos a su causa y además, no los vuelve para nada inocentes. Yo les recomiendo, dado el caudal de dinero que invierten en los medios de comunicación, que al momento de tener que justificar el temita no menor de lo “que pasa en la franja de Gaza” manden a alguien más ducho en las artes de la retórica y del convencimiento. Jugar a “lo de ellos es peor y no lo miran” no garpa.


Ninguna otra declaración por el día de hoy.