29 jun. 2010

Un tropezón autoestímico no es caída...

Si en el mismo día una de tus más íntimas amigas te dice:

vos tenés que bajar 10 kilos porque estar con sobrepeso no es lindo

y otra, responde a tu pregunta de porqué una mina malvada tiene novio y vos estás soltera, diciendo:

porque ella es una muñeca, es hermosa”;

claramente, es momento de considerar que

  1. O te has vuelto profunda e inexorablemente impresentable.
  2. O estás convirtiéndote en una cosa amorfa asimilable a la más horrible de las novias de Frankenstein.
  3. O todo es parte de un macabro plan para pisotearte la autoestima y decidas hacerte religiosa, más precisamente católica, más precisamente ortodoxa, más precisamente monja de clausura.