8 abr. 2010

Obra de Teatro (II Parte)

3º Acto
-Señora le dijimos que baje
- Bueno me estoy cambiando, qué querés? Que baje en camisón?


(En la entrada del edificio)
- Señora díganos que recuerda de la noche del 5 de febrero o de la madrugada del 6.
- Qué día es hoy? Porque no tengo idea de cuándo fue el 6 de febrero.
- Señora, Lucas Rebolini Manso, el hijo de Grimau, fue visto acá ese día, en la entrada de su edificio, nos comentó el empleado de seguridad de al lado.
- Ah! Si, ya sé un día bajé con Simón y lo vi, ya me acuerdo.
- Quién es Simón? Si tenemos que incluirlo en la declaración, vamos a tener que llamarlo a declarar a la oficina a él también.
- Incluilo y Llamalo si querés, pero es mi perro. Fijate que si no va es porque no pude acercarlo hasta allá. Mirá yo lo vi acá en la puerta y me pareció raro que lo trataran bien, si siempre tratan mal a todo el mundo. De todos modos, lo vi sentado en la puerta y se lo llevó una ambulancia.
- Usted vio la ambulancia?
- Si, creo que si, o era una ambulancia o eran patrulleros.
- Pero señora, usted registra que se subió a una ambulancia?
- No, yo no me subí a ningún lado y a tipo lo subieron si no podía ni siquiera hablar.
- Está bien señora muchas gracias por su tiempo.
- A vos te parece que la idiotez que tenía para decir ameritaba que me despiertes un sábado? Decime, no se supone que como testigo del hecho merezco dormir?
- Discúlpenos señora, estamos haciendo nuestro trabajo.

- Si no fuera el hijo de Grimau estarían haciendo su trabajo más habitual que consiste en no hacer nada los sábados a la mañana... bah ni los restos de los días
- jajajaja (risa milica nerviosa) Muchas gracias. Cualquier novedad le informamos

4º Acto: Sábado 20 de Febrero 10.30 AM
(Magui retornó a su cama)
Suena el timbre
- Señora baje, tenemos la notificación de su citación a declarar.
- Qué? Otra vez? Vos me estás cargando? Ya voy…

(Entrada del edificio)
- Otra vez me despertaste flaco, quién te manda? El enemigo?
- Disculpe Señora, tiene que declarar el XXX de XXXX a las 10 hs.
- Tengo que firmarte algo?
- Si, deme su celular por cualquier inconveniente.
- Mi celular? bue, cuanta confianza se toma la policía
5º Acto: Magui trabajando.
(Llamada al celular)
- Señora, la llamo de Asuntos Internos de la Policía Federal. Usted tenía una cita hoy a las 10 hs.
- Quién? Yo? no me avisaron nada
- Si señora, yo mismo le dejé la notificación
- Ahhh esa cosa? No la leí
- Bueno, La esperamos antes de las 12
- No, puedo llegar después de las 12.30
- Bueno, está bien.
6º Acto: Magui en la central de Asuntos Internos de los ratis.
- Mirá tengo que declarar por una causa pero no tengo mucho tiempo. (muestro el papel de la notificación)
- Ah si, por arriba es esto, salga del edificio, camine dos puertas, suba la escalera, hacia la derecha y pregunte allí.
- Y para qué me notifican con esta dirección si no es acá?
(Salí por la puerta sin esperar respuestas)
(Arriba, tras seguir las instrucciones)
- Hola si vengo por la causa que dice este papel.
- No, eso es abajo, saliendo, por la vereda, la 2º puerta.
- Mirá yo no sé cuanto les divierte este juego o si se lo hacen entre ustedes muy a menudo, pero recién vengo de allá y me dijeron que era acá.
- No señra, es allá usted se ha equivocado.
- Mirá entre que se equivoque un polícía o que se equivoque cualquier otra persona en la tierra, me inclino a pensar que se ha equivocado el policía, no me discutas.
7º Acto: En el lugar de inicio, frente a la dama policía que dio mal las indicaciones.
(policía)- Laura, la señora que la mandaron arriba y la causa es abajo.
(Laura)- Si, la mandé yo arriba
(Magui)- Viste? qué te dije? espero que hayas aprendido algo
(Laura)- En seguida la anuncio con el director
Finalmente, ingreso a la oficina del director, donde relato lo poco o nada que sabía del ser más buscado por los medios de comunicación.
Los sucesos finalizaron con la misma caracterización que hasta ahora. Solo dos notas interesantes:
* en la declaración oficial, se lee SIMON con mayúsculas (y en minúsculpas entre comas la expresión "su perro"). Y eso me costó 10 minutos de discusión. El ultimatum "si no ponés el nombre no te la firmo" surtió un esclarecedor efecto en el policía.
* Al retirarme, me paré delante de todos los ratis y les dije "deberían facilitarnos las cosas a los que venimos a declarar, me caen muy mal todos ustedes y si el famoso muerto no fuera hijo de un famoso, cada quien estaría haciendo lo habitual: ustedes nada y yo hablando mal de ustedes en la Facultad.