17 dic. 2009

Después me preguntan cuál es mi trauma con la 3ª edad...

Dos de la tarde. Una hermosa, sudada y vaporosa Capital. En alguna parte de la ciudad, algún banquero garca se hace rico, alguna dama queda embarazada, algún perro es adoptado y alguna idiota escucha conversaciones ajenas.

La niñita (a quien nada de lo anterior le interesa) se paró en la vereda de la juguetería, apoyó sus manos llenas de chocolate —o no sé que sustancia, pero era pegajosa y vomitiva— en la vidriera. Con menos de 5 años sabía que ahí adentro se escondía el secreto de la felicidad, la escalera a la alegría, un manojo gigante de “iupis” y “wows”, todas las formas de sonrisas.

Le dice a la abuela —en el castellano difícil de los menores de 10— una frase ireproducible, similar a “asistier dedocu fubete”, traducido al español “quiero entrar a ver los juguetes”.

Y la abuela le contesta “Nooooo, No. Ahora están cerrando y te dejan atrapada adentro. Y es muy peligroso quedar encerrado en una juguetería, porque pasan cosas horribles. Por eso no podemos comprar juguetes, mirá si cuando estemos eligiéndo nos encierren adentro y después ¿quien nos va a ayudar? Tu papá seguro que NO”

¡Qué derroche increíble de pedagogía de la tercera edad!

Señora, eran las dos de la tarde ¿que clase de horario tiene la juguetería?… está bien que una a los 4 no sabe la hora, pero tampoco se es estúpido.

Mire, yo le banco los trapos si lo suyo es una cruzada anticapitalista, para evitar que los niños ingresen en el individualismo egoísta desde pequeños, pidiendo que se les compre las Barbies y demás porquerías; pero no exageremos.

No sé usted, pero yo jamás me enteré de un asesino serial que sólo mate en esa clase de recintos. “El destripador de los juegos de mesa” (mata en el estante de la Oca, el Juego de la Vida y el TEG), “El violador sección muñecas de guata”. Señora, evidentemente usted tiene información que yo desconocía.

No hacía falta tanta explicación. Le decía que “NO” y listo. Las cosas que hace una suegra para criticar al marido de su hija. Y ya sabemos que su yerno es un desastre, pero no haga la campaña de llenarle la cabeza a su nieta. Mire, hasta yo que pasaba de casualidad por ahí me di cuenta de su plan. Fíjese algo más subliminal.


Dedicado a mi abuela... Gracias por tanto! (complejo)