22 jun. 2009

Súplica en español, para ser recibida en francés, italiano, húngaro...

Voy a rogar encarecidamente a todos mis amigos, conocidos, colegas, familiares y compañeros que residen en el exterior que tengan la enorme gracia de:

1) evitar contarme las grandilocuencias de los países “desarrollados”[1] siendo que —por procesos mentales que desconozco— nunca mencionan que son los Estados mas deleznables, imperialistas e históricamente esclavistas que existen. Y que la causa misma que ustedes hayan tenido que emigrar radica justamente en lo eternamente injustas que fueron dichas Naciones con las nuestras.

2) Prescindir de las confusiones de idiomas que “casualmente” tienen cada vez que hablan castellano con nosotros —sudacas poco iluminados que no tuvimos la capacidad neuronal de comprender que había que emigrar para ser groso—. Por favor, conserven el mismo idioma todo el tiempo, es hartante tener que estar cambiando la ficha de “inglés” a “español” a “portugués” a “italiano” constantemente, relájense, ya sabemos donde están!

3) Recordar que nosotros nos quedamos en el país de origen, que a ustedes ahora les resulta tan inmundo. Traten de evitar críticas del tipo “en ese país son todos garcas” o “no hay nadie honesto” o “América Latina está lleno de indios o negros” por que están interactuando —vía chat o telefónica— con gente que vive en Latinoamérica. Por lo tanto, su tan fascista forma de describirnos, acaba por alterarnos.

Sencillos pedidos con el fin de preservar nuestro tan cálido vínculo y nuestra tan difícilmente sustentable autoestima.
Muchas gracias
[2]


[1] Entiéndase: Italia, España, Portugal, Inglaterra, Francia, Canadá, Estados Unidos, Australia, entre otros..
[2] Agradezco a las amigas Lorena y Noelia por no incurrir jamás desde que las conozco, en ninguna de estas 3 faltas.