11 may. 2009

Pasajera en Tránsito perpetuo (2º Parte)

Para quienes quieran mas
1. Asientos —donde no cabe un tercio de mi cuerpo— llenos de chicles pegados y manchas rojas de un nauseabundo origen desconocido.
2. Un chofer mascando coca, que cada vez que te pedía el boleto sentías estar sentada al lado de un chiquero de chanchos.
3. Un baño preparado para 4 personas al que —además de los 56 pasajeros habituales de un colectivo— se le habían sumado 30 niños que viajaban de prestado, pero tenían pañales propios.
4. Niños bebiendo café, puesto que la máquina no tenía agua caliente, entonces a sus cortos 2 años, 11 meses o 10 días les daban mamaderas de café para que durmieran (¡¡¡Por favor!!! Café para calmar un niño y que duerma… ¿esta gente ve la TV? ¿Va al médico?).
5. Películas que saltaban cada 2 minutos, dejando freezada una imagen, que te posicionaban mas como lector de cómics que como espectador de cine —agradezco a la compañera Laura, quien hizo posible el juego “adivinemos de qué se trata cada una de las caras de Leonardo Di Caprio en la películahistorieta”—.
6. Un chofer que tras acumular todos los DNI en frontera, los devuelve a los pasajeros, mostrándoles el pilón completo, dándoles a elegir el suyo, otro mas lindo, o quizás otro mas nuevo, o quizás mas de uno (Este hombre no ha oído hablar del robo de DNI, de identidad o es acaso tan russoniano de creer que todos en ese colectivo éramos buenos por naturaleza?).
7. Comida llena de ajo, que generaban en uno una sensación nauseabunda, mezclada con el asco producido por los chizitos de al lado y los pañales de abajo.
8. Los comentarios ortodoxos alineados al eje nazifascista del colega Matías referidos a la academia, a la pureza deseable del cientista social, el rigor científico y tantas otras cosas que me generan una violenta urticaria a lo largo y a lo ancho de mi cuerpo (más ancho que largo, por cierto)

P/D: Reitero invitación a visitar http://www.insolada.blogspot.com/ para otra versión de estos mismos sucesos...