18 mar. 2009

Diccionario de la Vida Cotidiana 1º Entrega

Definición
Impunidad del sentimiento: dícese de la tiranía de quien por sentir demasiado no da lugar a nada mas. Todo, absolutamente todo, es completamente explicable desde su sentir. Nada, absolutamente nada, es reclamable, puesto que dicha persona atraviesa un momento de sentimientos profundos que nosotros —impías barras de hielo— no comprendemos. Es una militancia activa dentro del sentir, del dolor, del sufrir, del "tiempo al tiempo", del "tomarse las cosas con calma para atravesar los procesos", del "entender todo desde lo mas profundo de la emoción", del "dar lugar a los sentimientos".
Ejemplos prácticos
Si está triste no te atiende el teléfono (aunque te hayan raptado los monos del Planeta de los Simios y tu vida dependa de dicha comunicación).
Si está aburrido no quiere hacer nada, por que nada es suficiente para salir de su mustio estado de embole.
Si está desilusionado nada alrededor sirve. La vida misma se vuelve poca cosa, el mundo deja de girar y probablemente uno deje de interesarles, por que no tiene sentido nuestra existencia si no entendemos su penar (claro! Nada tiene sentido).
Si se peleó con la pareja (uf!! Esta sí que es jodida), si se peleó con la pareja seguro va a pasar por varios estados sentimentales-emocionales que tratará de explicarte para que vos —roca sin amor ni piedad— comprendas por qué no hizo la parte del trabajo de la facultad que le correspondía, ni fue a tu cumpleaños, ni se presentó en la reunión, ni…

Justicia por las rocas no sentidas que —por lo general, estoicamente— sobreviven al derroche de sentir de otros.

El valor del tiempo es altísimo en nuestros días. ¿A qué cosas le sacan horas de dedicación para darle tanto tiempo al “arte de sentir”? Si la verdad pasa por dormir menos para sentir mas: YO NO NEGOCIO.


*Cito a una estimada amiga —a quien no habíamos tenido el lujo de nombrar en este blog— quien en menos de 15 minutos experimenta grandes cantidades de sentimientos, a saber: “estar tekorei”, “estar kaigüe”, “estar sensible”, “estar aburrida”, “estar cansada”, “estar cansada de estar cansada”, “estar cansada de pensar en lo cansada que está de estar cansada”, “estar cansada de no hacer algo que le signifique dejar de cansarse por estar cansada”, etc. etc. etc..
**Agradezco a la compañera Sonia por permitirme desarrollar mis opiniones respecto a la impunidad del sentimiento, una noche de verano, caminando por el coqueto barrio de Palermo, mientras la acusé de ser tirana sentimentalista y quien —con una mano en el corazón— me dio la razón. Gran exponente de la ruptura con la tiranía del sentimiento. Ejemplo en vida de que se puede salir (es mi caballito de batalla para fundar el "Centro de Rehabilitación del tirano sentimentalista”, a funcionar en mi nueva casa, el día que la tenga).
***En la siguiente entrega del Diccionario de la vida cotidiana “Impunidad de la racionalidad” y en esa sí que me luzco.