4 oct. 2008

Oníricamente Desquiciada

Estoy gestando algún raro proceso de psicosis que está apoderándose de mi desde los sueños. No es ni la primera, ni la segunda, ni la decimoquinta vez que me sucede esto.
Larga data de situaciones similares me acosan en sueños, momentos en los que me convierto en muerta, asesina, víctima, suicida, poseída. Entre las que más me simpatizan figuran:
- Asesinar sin piedad a dos policías vestidos de civil
- Recibir 7 (contados 7) cuchillazos en mi espalda propiciados por mi hermana y mi madre
- Encontrar gafas en un eterno y lejano desierto que al ponérmelas me transportaran a las vivencias de su propietario original, combatiente de la primera Guerra Mundial (Reservado para Lucho)
- Fetos que viven en "caramacokes" y deciden apoderarse del mundo
- Ahorcar con mis dos manos (sensación sumamente realista) al ex novio violento de una amiga
- Verme a mi misma muerta, convertida en espíritu, rondar mi propia casa, asustando a mis primos cuando querían hacer la mudanza y vaciarla. Sobre todo, agredirlos arrojandoles pavas con agua hirviendo cuando veía sus manos sobre mi pc
Pero como este sueño que les voy a relatar no hay otro igual. Quedé tan perpleja que aún no he podido contarlo, ni siquiera a mi "escuchadora de sueños" preferida.
La cosa viene así: una casa grande, una enorme terraza de color rojo: pintada de carmín y baldosas punzó. Una familia simpática la alquilaba. Un hombre, mi hermana y un gato (con todo lo que odio a los gatos y la cantidad de tiempo que hace que no veo a mi hermana) se mudan a la misma.
En el lugar habitada un espíritu, que tenía la capacidad de ser sumamente visible, sumamente de sexo femenino, sumamente rubia y sumamente bella (y ya con todo esto me cae SUMAMENTE MAL). Había muerto violentamente (cosa normal en espíritus cinematográficos como el que habitó mis pesadillas anoche) y estaba decidida a quedarse en la casa, a costa de invadir el cuerpo de alguien y usarlo como guarida.
TERRIBLE! Por que quería el cuerpo de mi hermana, a quien el personaje de sexo masculino salva en reiteradas ocasiones.
La cosa sigue así, cuando el caballero se confía en que aquella casa había sido liberada del espíritu (utilizando la estrategia de: averiguar por qué murió, limpiar su nombre y blanquear su muerte), descubre que la gata había desaparecido (insisto: con lo mucho que odio los gatos). La buscan por todos lados, hasta que los dos llegan a la terraza: allí estaba la rubia espiritual comiéndose al gato (que si no se hubiera perdido, jamás lo hubieran buscado: malditos gatos).
Al verlos, se diluye y deja el cadáver felino arrojado en el piso. Mi hermana (como si nada, esas cosas raras de los sueños) empieza a regar las plantas y el joven siente que desde sus espaldas algo se apodera de él.
Mi hermana pregunta "¿estás bien?" y su compañero (habiendo perdido la voz masculina que lo caracterizó en todo el sueño) le contesta, en un tono de voz de rubia top "Yo estoy bien, la que va a estar mal sos vos". Y se le tira encima para matarla.
Ya sé, estoy 3/4 perdida. Lo peor de todo? En el sueño, yo me represento con el personaje masculino, Magui ve todo lo que sucede desde dicho protagonista!
Esto si que está completamente "desgoyetado"...
Moralejas:
1º siempre que crea que un hombre puede salvarle la vida, recuerde que a lo último siempre termina arruinándosela
2º si usted quiere tener una sana vida mental y física, no mire películas de terror en las cantidades que quien les escribe lo hace semanalmente.
3º si sueña que usted convertida en hombre, mata a su hermana, poseida por el espíritu de una rubia con voz de niña rica adinerada, que se había comido las tripas de un gato: llame a su centro médico mas cercano.