19 sept. 2008

Conversación en el Colectivo: la primera.

Situación: Parte trasera del bus. Una chica delgada y una gorda.
Delgada: Sí! te lo juro.
Gorda: No te lo puedo creer. ¿En serio estás embarazada?
Delgada: Si... ya estoy de 16 semanas.
Gorda: Pero no parece, es más, yo parezco mas embarazada que vos.
Delgada: JaJaJa... es verdad.
En ese preciso instante, todas las portadoras de kilos de mas, comenzamos a esconder nuestros excesos de grasa debajo de las camperas que el invierno nos justifica llevar (¿que haremos en verano? es una pregunta a la que aún no puedo contestar).
Todas temíamos que aquella maligna madre de Satán, delgada y bella, embarasadísima nos mirara como diciendo "al final en este colectivo todas parecen mas embarazadas que yo".
La gordura inspirará mas y mas post. Espero que esta embarazada no inspire nada mas.
¡Cuánta traición!
Moraleja:
Mujeres; Recuerden la "máxima primordial" de las relaciones humanas entre individuos de sexo femenino:
Siempre que una dama le sostiene a otra dama que está gorda, muy gorda, exageradamente gorda u horrorosamente gorda, lo hace para que la segunda -quien indefectiblemente ha de ser mas delgada-, le diga:
- "Nada que ver, estás mejor que la última vez que te vi"
Y si ese comentario es irracionalmente ridículo, entonces contestará sanamente
- "No, dejá de perseguirte, no es para tanto"